Marketing sensorial

Author: 

C.I. SIGRA S.A.
Publicado el 30 de Octubre de 2013 por Maestro Panadero

El aroma de los productos, su mejor carta de presentación

Los grandes supermercados, por lo general, ubican sus

panaderías en la entrada. ¿El objetivo? Atraer compradores con el aroma. Aproveche esta característica en su negocio. 

El mundo de la panadería y repostería tiene una ventaja al momento de atraer clientes: el olor de sus productos. Este es un gran atractivo por la generación de sensaciones perdurables entre los consumidores.

Según Martin Lindstrom, en su libro Brand sense, el olfato está presente en tres de cada cuatro emociones cotidianas, y es el más primario y poderoso de todos los sentidos. Las estadísticas explican que, de toda la publicidad a la que una persona está expuesta, tan solo el 5% de las piezas visuales y el 2% del audio logran generar recordación de marca. No obstante, el 35% de los olores percibidos origina una fuerte recordación de un ambiente o lugar. Esto representa un mundo de posibilidades para crear mensajes publicitarios, ¡y qué mejor escenario que la ‘fábrica de aromas’ más tradicional: la panadería! La profesional en Mercadeo y especialista en Alta Gerencia, Paola Andrea Bastidas, afirma: “No es casualidad que las grandes cadenas de restaurantes de pollo tengan sus extractores apuntando hacia zonas transitadas; ellos saben que el olor de su producto es el primer gancho para atraer a sus clientes”. Otro ejemplo por excelencia son las salas de teatros y cines con el olor de sus deliciosas palomitas de maíz. El agradable aroma de su panadería atrae a transeúntes y visitantes casuales. Convierta esto en una oportunidad:

No esparza ambientadores en su negocio; deje que los aromas propios de sus productos inunden el ambiente.

Pregúnteles a sus clientes cuál de los aromas de sus productos les atrae más e identifique los ingredientes claves para darle un toque único a su negocio (pasas, levadura, canela, coco, queso, mantequilla, etc.).

Las margarinas y esencias desprenden olores muy estimulantes. Utilice los mejores productos a su alcance.

Ofrezca pequeñas muestras gratis de los productos más reconocidos por sus fragancias: de esta forma los clientes podrán constatar que su sabor (otro sentido clave en el mercadeo sensorial) es tan delicioso como el aroma y van a comprar.

Pero el olor de un pan no solo debe estar presente al momento de la compra: hay que buscar que perdure, incluso, hasta que el cliente llegue a su hogar. Juan Manuel Martínez, fundador del

Club del Pan, revela un secreto clave: “Hay que lograr una prefermentación de la masa que no sea menor de ocho horas, esto permitirá que los vapores de una buena margarina o mantequilla estén presentes en el producto, aunque ya se encuentre frío”. Así pues, conquiste a sus clientes estimulando su olfato y cree una experiencia de compra a partir de unir su propia marca con los aromas que generan sus productos.

Iniciar sesión o Registrarse para publicar comentarios